Capitulo 1. Realidad.

Llovia tanto y tan fuerte, que las gotas que golpeaban aquella sucia
ventana, impedian ver con claridad el exterior.Me encontraba en la
pequeña habitación de una casa abandonada apresuradamente,
probablemente los anteriores inquilinos, por decirlo de alguna manera,
salieron corriendo de allí, dejandolo todo tal y como  lo había
encontrado.

   La mesa aún estaba puesta, aquellos platos, ahora
cubiertos de polvo, me invitaban a recordar todo lo que habia perdido.
Unos platos que ya no se llenarian de alimentos para satisfacer el
hambre de una familia. Di una vuelta alrededor de aquella mesa mientras
dejaba volar mis pensamientos a otros tiempos, tiempos mejores que
estos sin duda, mejores y dolorosos. Sin darme cuenta mis manos se
apoyaron acariciando la madera, dejando un surco por donde pasaban.
Cuando levanté las manos, vi mis dedos cubiertos de polvo, el polvo
acumulado por el paso del tiempo en apenas unas semanas. La humanidad
se habia ido a la mierda, pero el tiempo seguia haciendo su trabajo sin
importarle nada ni nadie, un tiempo que se apoderaba de lo que era suyo
ajeno al dolor de los que aún eran conscientes de su paso por esta
tierra, una tierra que ahora era de ellos, de los que caminan despues
de muertos.

   Habia apuntalado aquella puerta, convirtiendo la
casa en un pequeño refugio mientras cesaba la lluvia y reponia fuerzas.
Unas fuerzas que ya no me quedaban. Apenas habia descansado en los
ultimos dias, me perseguia el recuerdo de lo que habia dejado atrás, el
miedo y la incertidumbre, la soledad. La lluvía seguia cayendo y eche
de menos el sabor de mi casa, cuando miraba esa misma lluvia a traves
de las ventanas, eche de menos el calor de sus brazos mientras me decia
lo mucho que me queria, y un escalofrio recorrió mi cuerpo. Estaba
empapada, había caminado un par de horas bajo la lluvia hasta dar con
aquella casa, nada habia perturbado mi camino, excepto mis
pensamientos. Lo único que no podia controlar.
   
Me deje caer
en el sofa, levantando una nube de polvo, pero poco  importaba ahora
eso. Tenia que intentar dormir. La casa estaba vacia, ya lo habia
comprobado nada más entrar, y a la mañana siguiente investigaria a ver
si encontraba algo que me pudiera ser de utilidad, ahora, debo dormir.
Llevaba varios dias durmiendo poco y mal, a la intemperie, con el miedo
de ser sorprendida por el beso de la muerte. Tenia miedo, un miedo que
se estaba convirtiendo en rabia, en odio, y eso era lo que mas me
asustaba…

" de repente me encuentro en una sala sin puertas
ni ventanas, no se como he llegado hasta aqui, pero tengo miedo,
chillo, pero nadie me oye, estoy desnuda, tengo frio, me acerco a la
pared, y de repente, cientos de brazos ensangrentados aparecen de la
nada e intentan agarrarme, cientos de brazos que buscan mi cuerpo
desnudo , cientos de brazos que llevan el rostro de la muerte”

-¡Mierda!
-sentía el sudor resbalar por la frente, y el corazón saliendose del
pecho- jodida pesadilla.Jodida pesadilla dentro de esta pesadilla, como
sino tuviera suficiente.

El sonido de mi propia voz retumbar en
aquel salon, me recordó lo sola que me encontraba, quizás fuera la
unica superviviente en varios km a la redonda, pero no queria pensar
eso, aunque por otra parte, habia perdido a todos mis seres queridos a
manos de esas bestias, habia visto lo que pasaba cuando uno de ellos te
mordia o te arañaba, una reaccion en cadena para la que no estababamos
preparados, nunca se estaba preparado para la muerte y menos cuando la
muerte anda y tiene rostro..y luego estaba..estaba la soledad, mi
compañera ahora…Desde que vi como mi hermano se despedia de mi siendo
consciente de su situacion, en su último adios antes de apretar aquel
gatillo, no habia hablado con nadie, no habia visto a nadie…vivo…

Los
astros, dios, buda, ala o el supremo, si es que hay alguno o algo se lo
tienen que estar pasando de puta madre, solo espero que si eso es
cierto, alguno de ellos no haya provocado esto perdiendo una partida al
poker con satanas. O quizas es que la muerte se habia tomado
vacaciones, y colgado la guadaña con la que sesgaba el ultimo hilo de
vida que nos ataba a esta tierra.
Me empece a reir histericamente,
no creia ni en Dios, ni en satanas, pero la idea que me vino a la
mente, se me antojo ridicula en esta situacion y ya no pude mas.
Descargue toda la tension y el dolor acumulado durante estos dias, y en
aquella casa, que parecia estar en el fin del mundo, me quede sin
lagrimas y me jure, vengarme de todos, de todos aquellos a que ame, y
que ahora yacen en aquel mauselo de piedras y sangre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: