Capitulo 4. Bienvenida locura.

Sumida en los recuerdos de esa melodia estaba, tirada en el sofa,
agotada del viaje, de lso ultimos dias, de respirar, cuadno de repente
oigo un golpe en la puerta. SOlo un golpe, seco que me puso los pelos
de punta y me erizo la piel. Me qeude quieta, en silencio, esperando
oir algo más, algún indicio que me indicara que era un ser vivo quien
aporreaba aquella puerta. Pero no oí nada más, solo el sonido de la
lluvia golpear con furia cada rincón de aquella casa.

Me acerque a la ventana y  vi a aquella cosa…

-Uno de ellos, maldita hija de puta- Me susurre a mi misma, mientras buscaba uno de mis cuchillos.

Estaba
parada en frente de la puerta, mirandola como si en ella se le fuera la
vida, una vida que ya no tenia..pense que podria ser uno de los
habitantes de aquella casa, ya convertida en un monstruo con la mirada
vacia. Pero,¿que hacia aquí enfrente?¿Acaso sabia que yo estaba
dentro?¿acaso volvia al lugar donde fue feliz? Miraba la puerta como
hipnotizada, sin hacer nada mas, la sangre reseca que cubria su cuello
tapaba una herida profunda, su larga cabellera, que en algun momento
fue rubia mostraba tambien restos de sangre, sus ojos estaban blancos,
y su precioso, seguro que en algún momento lo fue, vestido azul estaba
echo jirones.

No se veía nada más, malditos pensamientos, tengo
que mentenerme firme y no pensar en estupideces, tengo que
cargarmela.Era ella o yo.La muerte o la vida. No queria que la
presencia de este personaje delante de la puerta de mi refugio,
atrayese hasta aqui a mas de esos seres , si habia alguno mas
deambulando por aquí cerca, lo que menos me apetecia era una fiesta en
el infierno. Y por otra parte, darla el golpe de gracia podria atraer a
más seres, pero que ostias, esa zorra, esos cabrones, me habian
arrebatado todo, esto no podia quedar asi.
No se como, pero la rabia
se apodero de mi, en ese momento volvi a aquel salon, y a aquella
casa,  les vi a todos muertos, mi corazon estaba bañado por el odio, y
sin pensarlo, me dirigi a la puerta cuchillo en mano y la abri de golpe.

   Aquel
ser se quedo mirandome, no sabia si ella sabia que yo estaba alli, y si
sienten, que lo dudo  mucho, se tendria que haber llevado una sorpresa
al verme  alli plantada frente a ella. No la di tiempo a reaccionar,
levante mi cuchillo y antes de que sus manos buscasen su comida del
dia, se lo clave en la cara,atravesando uno de sus ojos, empuje con
fuerza y  su cuerpo empezó a temblar, y en ese momento, mi mano fue
sola, se lo clave una y otra y otra vez hasta que se derumbo inerte en
el suelo.

-Descansa en paz hija de la grandisima puta.- Y me di la vuelta dispuesta a entrar de nuevo en aquella casa.

   En
ese momento fui consciente de lo que habia hecho…me vi reflejada en
los ojos inocuos de aquel monstruo, aquel montruo dentro del cuerpo de
una niña, una niña a la que habian robado la infancia, que habia
encontrado su descanso a manos de mi cuchillo.Pero seguia siendo una
niña, ya no volveria a andar en bici, ni a jugar con sus amigos, ni
peter pan se asustaria al ver que habia crecido.
 No era un niño, no
pienses eso, era uno de ellos, un monstruo, ya no pertenia a este
mundo, aunque el mundo ahora fuese de ellos…pero me derumbe en el
suelo, aún sostenia el cuchillo entre mis manos mientras de el caian al
suelo unas gotas de sangre purulenta..

-Acabo de matar a un
niño.- Y me quede un rato mirando aquellas de gotas de sangre
infectada, el filo de aquel cuchillo, que ahbia sido bautizado con
sangre. La sangre de una niña.

Hasta entonces en mi camino de
muerte y destruccion no me habia encontrado con ningun niño convertido
en uno de ellos, no me habia parado a pensar en ello y me habia llevado
por delante a todo el que se cruzase en mi camino, pero ahora, ahora no
dejaba de ser diferente, era un monstruo, pero creo que en ese momento
fui realmente consciente de de la más cruda realidad, aquella mierda no
conocia edades, ni siquiera lo habia pensado hasta el momento, me
imagino la angustia de los padres intentando protegerla, o quizas
fueron ellos quienes le transformaron en aquella cosa, entonces pense
en el miedo de aquella niña al verse atacado por aquellos que eran sus
progenitores, no podia dejar de pensar en como habia acabado asi…y en
todos los niños que habrian muerto en la misma situacion, en todas las
personas que ni siquiera tubieron una oportunidad.

Allí
sentada en el suelo, con la cara salpicada con la sangre de la culpa,
empece a llorar, a llorar por los mios, por aquella niña que ahora
yacia muerta, muerta del todo, enfrente de aquella casa, por la
humanidad condenada a pagar por sus pecados, pero no era justo, nunca
lo era, nunca lo ha sido, siempre pagan jsutos por pecadores, y seguro
que aquellos que habian provocado esta mierda estarian tan felices en
algun lugar, mientras miles de niños morian a manos de sus padres, de
sus vecinos, de sus abuelos, mientras familias enteras quedaban
destrozadas, mientras la humanidad se comia a la humanidad..
   
   El
mundo habia cambiado en apenas unos dias, la humanidad habia quedado
reducida a unos pocos, espero supervivientes, en algun lugar tenia que
haber más gente como yo, la tierra se habia convertido en un infierno,
un infierno que camina buscando su plato del dia, nosotros. No volvere
a ver mi casa, ni a ellos, ni siquiera se que ha sido de mis amigas,
del resto de mi familia, me sentía terriblemente sola..

– tengo
que buscar a alguien, alguien tiene que haber, no quiero vovlerme loca,
ni vivir el resto de mis dias hablando sola, atormentada por mis
pensamientos, tengo que ser fuerte, continuar, no debo de perder la
esperanza, pero ¿como recuperarla?-

Volví a mirar aquella foto,
ni siquiera sabia en que momento la habia sacado de mi bolsillo, y
aquellas sonrisas me atravesaron el alma como un cuchillo..

– por vosotros- me dije, y la guarde otra en el  pantalon. Mi amuleto, por ellos seria capaz de todo, aunque ya no esten aquí.

 
      Entonces me levante y me limie la sangre de la cara, limpie mi
chuchillo y lo deje encima de la mesa..me sentia rota, rota por
dentro…como si de golpe me dieran una patada en la cara haciendome
despertar a la realidad. Tengo que ser capaz de todo, de matar…es
matar o morir…y no puedo morir…es mi cruz…la última
promesa…pero me sentia menos humana..nada me diferenciaba de esos
seres.

   Estaba acurrucada en el sofa, dejandome llevar por mis
pensamientos, …¿volveria a santir el calor de los brazos de
alguien?¿volveria a hablar con algun ser humano?
 El olor de aquella
casa se me antojaba ahora extraño, como si el tiempo se hubiera
detenido, congelando aquella escena, la mesa puesta, como si en algun
momento entrase alguien desde la cocina con un plato humeante a servir
y llenar aquellos platos.

   Y vi aquella botella de whisky en la repisa del mueblebar.

   
Nunca me ha gustado el whisky, pero creia que era un buen momento para
echar un trago. Solo me faltaba el tabaco, puse la casa patas arriba,
mierda, un puto cigarro, solo necesito eso. Encontre en un cajon una
caja de puros, bien, no esta mal, algo es algo. Necesito calmar los
enrvios..olvidar.
Me bebi la botella, tampoco quedaba mucho, pero
fue suficiente para mi fiesta privada, empece a reirme de mi misma,
mirate, estas sola, sola y borracha en medio de la mierda, de esta
mierda, y has matado a un niño, y le disparaste a el, porque te lo
pidio, para que no se convertiera en uno de ellos. ¿que eres?¿en que te
vas a convertir?¿en que te diferencias de ellos?, Tu respiras, pero
cada bocanada de aire que exhalan tus pulmones trae consigo el sabor
amargo de la derrota y de la soledad.
Ahora no hay reglas, la
sociedad se ha resquebrajado, no hay que guiarse por normas sociales,
eres tu…lo primero eres tu, no importa si matas si con eso te salvas,
ellos ya estan muertos, y tú tambien hasmuerto. Mi corazón dejo de
latir en el mismo momento que mis manos dispararon aquel arma…unas
manos manchadas de sangre, de su sangre.

   Si llego a saber que
le arañaron, no abro la puerta de casa, el fue quien le mordió y
entonces yo tuve que disparar el arma, pero claro, si llego a saber
muchas cosas, seguro que todo era diferente, por lo menos me habria
despedido la última vez que pude hablar por telefono con mi madre con
un te quiero, o quizas la habria dado las gracias por todo lo que hizo
por mis hermanos y por mi cuando mi padre murió.
Quizas no habria
abierto la puerta condenandole a el y a mi, o incluso, en ese moemnto
en que se transformo, podria haber hecho algo, y entonces él no le
habria mordido, no estaria aquí sola, a lo mejor entonces, habrimos
llegado a tiempo para ayudar a mi madre, a mis hermanos, a lo mejor en
cualquier momento me despierto y le encuentro a el al lado roncando
ajeno a mi pesadilla.

En ese momento me pellizque el brazo hasta
hacerlo sangrar, pero no despertaba, tampoco senti el dolor, eso no me
importaba ahora, seguia bebiendo de aquella botella que ahora era mi
salvación.

   Que estupidos que eramos los seres humanos ante lo
desconocido, cuando cundió el caos nadie se preocupaba por nadie, y
luego estaba, bueno, eso de matar a un ser querido, nadie podria
matarlo aun viendo el cuerpo lastimado por mordiscos, no estaba vivo,
pero entonces ¿por que andaba? Mucha gente se paso al otro lado de la
mano de sus seres queridos, por no ser valientes, o por moralidad o
etica o por estupidez, vete a saber, muchos ocultarian sus heridas a
sus familias, a su gente y les condeno a la muerte por miedo o por
egoismo, ¿quien sabe?, en vez de unirnos, ser fuertes y atajar el
problema de raiz antes de desmoronarse todo, nada, nos quedamos mirando
como si fuera una pelicula, pero claro, el empeño de los de arriba por
ocultarlo todo y hacer como si no pasaba nada tambien nos mantuvo
ignorantes, como corderos al matadero, como las ovejas siguiendo al
pastor, temerosas de que el perro las muerda…

No dudo de la
buena voluntad de sus actos, si es que la tuvieron en algun momento,
pero seguro que andaban más preocupados por salvar el culo que por
organizar una buena resistencia y una estrategia en condiciones, o lo
que hubiera sido mejor, de mantenernos informados y no ignorantes, como
siempre, para una vez que tienen que hacer las cosas bien, van y la
cagan, pero que esperar..asi de egoistas y absurdos somos.

   Apure el último trago, y me miré en aquel espejo…

Me dije a mi misma:

¡ bienvenida, locura !- y levanté la copa en señal de brindis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: