Capitulo 6. Inés.

Querido diario:

Hoy es mi cumpleaños, dice mama que es un dia
especial, porque 10 años no se cumplen todos los dias y dice que me voy
haciendo mayor. Eso me lo ha dicho esta mañana cuando me ha despertado
y me ha regalado la cajita de musica con la bailarina que vimos el otro
dia. Dice que papa tiene una sorpresa para mi, y viene hoy a
celebrarlo. Desde que esta trabajando para esa empresa, pasa mucho
tiempo fuera de casa, pero según mama, ha hecho todo lo posible para
estar hoy en casa con nosotras. Creo que me voy a poner el vestido azul
que tanto le gusta y cuadno aparezca por la puerta, le voy a dar un
abrazo tan grande que no se le olvidara nunca. Mama está preparando la
mesa y me esta haciendo una tarde de fresa que tanto me gusta, me ha
dicho que no la interrumpa porque tiene muchas cosas que hacer y quiere
dejarlo todo listo para cuando llegue papa, auqnue esta un poco
preocupada, porque hace un rato la ha llamado y dice que esta en un
atasco, que hay mucha gente saliendo de la ciudad, y que tardara un
poco en llegar.

 Mama estaba muy nerviosa cuadno ha colgado el
telefono, pero me ha dicho que no pasa nada, aunque todo es muy raro,
parece que todos se han vuelto locos.

 El otro día los vecinos se
fueron de su casa dejando la peurta abierta y sin decir nada a nadie,
nos gritaron que todos deberiamos hacer lo mismo, no se de que
hablaban…

Oigo el coche, creo que es papa, luego seguire escribiendo….

Inés cerró las tapas de su diario con una sonrisa. Se habia puesto su
vestido azul, el preferido de papa, decia que era una princesita con
aquel vestido y bajó corriendo a la cocina. Su madre habia preparado la
mesa con mucho cariño y la recibió con una sonrisa:

– Inés,
hija, tu padre estara a punto de llegar, ya es muy tarde- le dijo con
una sonrisa medio marcada en la cara, tras la cual, una persona adulta,
hubiera podido atisbar la preocupacion o tal vez el miedo.


Mama, he odio un coche, es papá- La respondió Inés mientras pegaba
pequeños saltitos por la cocina, alrededor de su madre.-Voy a buscar la
cajita de musica para que la vea- y subió corriendo otra vez a la
habitación en busca de su tesoro.

Mientras tanto, su madre se
habia acercado a la ventana, a mirar el coche que se acercaba, y su
corazón le dió un vuelco, cuando vió la furgoneta de Julian, el hijo
del del bar, parar enfrente de su casa.
Inés habia llegado a la cocina con su cajita entre las manos y se quedo parada detrás de su madre:

-mamá…- Intentó llamar su atención.

La
madre en aquel momento no sabia reaccionar, se quedo plantada delante
de la ventana mirando como Julian ayudaba a bajar a su marido, estaba
lleno de sangre.

– Dios mio, no- y salió corriendo hacia el salón.

Inés
estaba asustada, nunca habia visto a su madre chillar de esa manera, y
no entendia como se ponia asi cuando su padre llegaba a casa, a casa
para celebrar con ellas su cumpleaños. Se dió la vuelta y salió detrás
de su madre. La escena que vió en el porche de su casa fue demasiado
dura para un corazontito tan pequeño, su madre lloraba y gritaba el
nombre de su padre mientras corria hacia el coche.

Julian sostenia en sus brazos al maleherido marido

-Me
lo encontre asi en la carretera que entra al pueblo, aquello era un
infierno, la gente se habia vuelto loca y se atacaban unos a otros, la
policia no pudo hacer nada por despejar la zona, y lo unico que pude
hacer es subirlo a la furgoneta y traerlo aqui, estaba en estado de
shock y creo, creo que unos de esos locos le mordió en el brazo.

El
marido no respondia a los gritos de su mujer ni a los meneos de Julian.
Inés estaba en el porche plantada sin saber que hacer, aferrada a su
cajita de musica como si ella tubiera la respuesta a todas sus
preguntas, las lagrimas bañaban su pecoso rostro.

-Inés, hija,
trae un vaso de agua, ¡¡corre!!!- E inés entró corriendo de nuevo a la
casa, dejó la cajita de música sobre la mesa, pero con los nervios, la
incertidumbre y la prisa, no se dió cuetna de que calló al suelo.
Estaba más preocupada por llegar a la cocina y coger un vaso de agua
para llevarselo a su madre.
Cuando salió de nuevo al porche vió a su
madre llorando, Julian intentaba consolarla, la decia que tenian que
salir de alli, que la zona no era segura. Con sus lentos piececitos ,
Inés se acercó hacia su madre y vió a su padre cubierto de sangre, en
el suelo..Los sueños de inés se pudrieron en aquel mismo instante, en
aquel preciso momento su pequeño cuerpecito se lanzó en brazos de su
padre muerto, golpeandole el pecho, gritandole que despertara….
Y como escuchandola, el padre abrió los ojos, pero su mirada no tenia ningun calor..su mirada estaba vacia..

– ¡¡¡PAPAA!!- Pero fue muy tarde, ni la madre ni Julian respondieron a tiempo, todo sucedio a camara lenta…

El
padre despertó y aferró a su hija por el cuello, la mordió, mientras
Inés gritaba indefensa, gritaba de dolor, no comprendia. Mientras sus
brazos se quedaban sin fuerzas…y el mundo se deshacia a su alrededor.
Su propia sangre manchaba su precioso vestido azul mientras miraba con
súplica a los ojos de su padre, mientras de fondo escuchaba los
chillidos de su madre…mientras todo se convertia en nada, y se
esfumaba su sonrisa….aquella sonria que era luz para los ojos de sus
padres….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: